El gran día: 31 de Diciembre

Publicado el 30 de Diciembre, 2009

Llega el gran día, el día que muchos de nosotros hemos estado esperando durante 364 días: el 31 de Diciembre.

Un día especial para mucha gente. Es el fin de año, el día de las uvas, de las 12 campanadas, un día de fiesta y celebración, de alegría, de gritos, de festejos, de cenasÂ… y como no, un día de luces, colores y sonidos donde llegada la media noche kilos y kilos de pólvora son quemados para celebrar la entrada del nuevo año.

Ante tan esperado día, unos consejos de última hora:

Escogiendo un lugar

Antes de ponerse a tirar petardos como un loco conviene haber escogido un lugar idóneo para ello. No queremos molestar a la gente que pueda estar paseando (algunos incluso con perros, muy sensibles al ruido), ni a las viviendas próximas y mucho menos que nuestra actividad contribuya un peligro.

El lugar a escoger ha de cumplir las siguientes características:

- Ha de ser un espacio con poca gente. Un espacio prácticamente libre de personas a las que podamos molestar.

- Las viviendas cercanas han de estar lo suficientemente lejos como para que el sonido de nuestros petardos no les causen grandes molestias y no puedan impactar contra ellas en el caso de tratarse de petardos voladores (tornados, cohetes, candelas..) que podrían incendiar fácilmente una vivienda (casi se incendia mi casa a causa de unos chiquillos sin cuidadoÂ…)

- Ha de tratarse de un espacio libre de vegetación o material fácilmente inflamable.

Preparación ante todo

La noche vieja, como aquí la llamamos, no es un día como otro cualquiera. Es un día único. Tenemos que tener en cuenta que prenderemos muchos más petardos que cualquier otro día del año y que tenemos que estar preparados para ello.

¿Qué pasa si llueve? ¿Qué pasa si hace mucho frio? ¿y si nieva? ¿cómo encenderemos el mechero si hay mucho viento?

Todo tiene que estar previsto y no podemos dejar que estas variables arruinen nuestro espectáculo.

- Encenderemos los petardos con una mecha de algodón en lugar de un mechero. Se prende una sola vez y resiste viento, nieve y lluvia en cierta medida.

- No pueden faltar unos buenos guantes en caso de frio para no perder agilidad o tacto en los dedos.

- Los petardos resistirán la lluvia y la nieve, no dejarán de funcionar por ello, pero tenemos que tener cuidado con las mechas y el tiempo de exposición a la lluvia.

- En caso de lluvia, mantendremos los petardos protegidos de la lluvia y únicamente los expondremos a la misma para situarlos en el suelo justo antes de hacerlos explotar. El tiempo que permanecen bajo la lluvia ha de ser el mínimo para que la mecha pueda encenderse sin problemas.

- Si tienes la suerte de tener una consola detonadora a tu disposición, prepara todos los cables e inflamadores previamente. Si llueve asegúrate de que está todo bien asilado y/o plastificado.

Un poco de lo de siempre

No tenemos que olvidarnos de seguir las normas básicas:

- Leer las instrucciones de uso de cada artículo pirotécnico.

- Encender el artículo una vez situado en el suelo (a excepción de candelas y cohetes).

- Usar un lanzador de cohetes o una base de apoyo para lanzar los cohetes.

- Mantener la distancia mínima de precaución que se indica en las instrucciones de uso.

- Nunca acercarse a un petardo que no ha explotado. Es muy peligroso.

- No guardar los petardos en los bolsillos.

- No tirar los petardos contra las personas o animales

¡Qué arda la pólvora!

Ahora que todo está listo es el momento de salir a la calle y disfrutar, “picarnos” con los vecinos a ver quien ofrece el mejor espectáculo, grabar los mejores momentos, dejar a la abuela con la boca abierta y crear el ambiente típico navideño que tanto nos gusta.

¡Felices fiestas y próspero año nuevo!

¿Te gustó el artículo?
¡¡Compártelo con tus amigos!!